FUNCIÓN DE LOS BIGOTES

Los bigotes de los gatos o “vibrisas” (nombre específico), son pelos gruesos que se encuentran en distintas partes de la cara, por ejemplo, alrededor del hocico (que son los más largos), sobre los ojos, en el mentón y algunos en las partes de atrás de las patas delanteras; estos principalmente tienen una función sensitiva, que permiten al gato percibir de forma completa su entorno, expresar emociones y también como herramienta para la caza.

Los bigotes son distintos a los otros pelos que se encuentran en el cuerpo de nuestro gatito, tienen más nervios y mayor flujo sanguíneo. Esto hace que sean más sensibles y que incluso puedan percibir cambios en las corrientes de aire. Además, son móviles y se insertan a una profundidad tres veces mayor que los otros pelos.

Un dato importante es que la longitud de los bigotes es similar a la anchura del cuerpo del felino, esto les permite calcular los espacios por donde pueden o no pasar.

En la oscuridad, los bigotes les ayudan a los gatos a pasar por caminos y no chocar con los obstáculos, teniendo en cuenta que la visión de los gatos también les ayuda en esto debido a su agudeza.

Los animales que tienen un estilo de vida outdoor o que viven de la caza, utilizan sus bigotes como herramienta, sobre todo cuando la luz ambiental disminuye. Los bigotes le proporcionan información al gato sobre la distancia, situación de la presa y complementan la visibilidad del gato en distancias cortas. Las vibrisas ubicadas en la parte de atrás de las patas delanteras ayudan al gato cuando trepa los árboles y aumentan la sensibilidad que tienen al tocar sus presas.

PARTICULARIDADES DE LOS BIGOTES:

Son una forma de expresión facial, cuando el gato está tranquilo los bigotes están de forma horizontal, pero cuando están hacia atrás, puede ser una posición de ataque o defensa.

Al ser muy sensibles es importante que el comedero y bebedero de los gatos sea de un diámetro amplio y de poca profundidad, ya que cuando las vibrisas toman contacto con las paredes del recipiente se les hace molesto comer, y si el gatito es muy sensible puede dejar de hacerlo.

Es recomendable no acariciar la zona de los bigotes debido a su sensibilidad, este cariño puede no causar el efecto deseado; sin embargo, existen gatitos a los que nos les molesta el tacto en esta zona.

Los bigotes no se deben cortar por ningún motivo, a diferencia de lo que mucha gente cree. Los bigotes no tienen una función en el equilibrio del gato, ya que esto está controlado por el sistema vestibular, pero al ser pelos muy sensibles pueden afectar en el movimiento y el sentido de orientación.

Como son pelos, al igual que el resto del pelaje tienen un recambio, esto significa que se caen de forma natural y vuelven a salir otros.

Como puedes ver, los bigotes tienen vital importancia en la vida de nuestros felinos, por lo que se debe evitar en lo posible la manipulación de estos, para así evitar situaciones que puedan dañar está delicada parte de su cuerpo.